–Lo que vivimos el año pasado y parte de este afecto a muchos. Ustedes, ¿cómo atravesaron la pandemia?

 

–El año pasado (2020) tuvimos que aggiornarnos a la dura realidad que nos tocó vivir y ofrecer nuestras actividades de manera virtual, fue un año muy difícil, pero con el esfuerzo de los voluntarios, la familia y por sobre todo los chicos y chicas que pusieron un gran empeño, se realizaron las cuatro actividades en tiempo y forma. Al 2020 lo consideramos un año de aprendizaje, un año que, a pesar de todo, debíamos seguir en contacto con los alumnos para mantener nuestro vínculo de amistad y de confianza.

 

–Santi Maratea movió las redes sociales y ‘salvó la fundación’, me imagino lo movilizante que fue. Contame, ¿cómo llegó esta oferta a ustedes? ¿Qué significó para ustedes esta ayuda? 

 

–Lo que pasó con Santi Maratea la verdad nos dio una gran ayuda: resulta que en marzo debíamos renovar el alquiler de la casa de la fundación y nos dimos con que era un gran monto de dinero en lo que respectaba a la comisión inmobiliaria, sellos, timbrado, etc. Por lo cual, a través de un amigo de la fundación que a la vez es amigo de Santi, le hizo llegar el pedido y comenzó su campaña, y se juntaron los gastos de renovación ¡y más!, así que muy felices porque también hizo visibilizar mucho a la fundación a nivel nacional. Actualmente el alquiler de la casa lo paga Proytec, a la que le agradecemos públicamente con el corazón todos estos años de colaboración, que permitieron y permiten que tengamos la casa más linda del mundo, Casa Empate.

 

–Hace algunas semanas escuchábamos al Presidente de la Nación referirse de forma inapropiada hacia quienes asisten diariamente a la fundación. ¿Difundieron algún mensaje desde Empate? ¿Qué piensan al respecto?

 

–Debido a las declaraciones del presidente Alberto Fernández, Empate siguió con la misma postura de todos los años, de seguir brindando información correcta acerca del uso de palabras correctas al referirse a una persona con discapacidad; creemos que tenemos un rol y una responsabilidad muy activa como institución de seguir comunicando, visibilizando, enseñando a quienes no tienen estos conceptos incorporados dentro de su lenguaje. No queremos señalar con el dedo a nadie ni culpar, si no sabe referirse hacia una persona con discapacidad, todo lo contrario, a esa persona hay que educarla y brindarle información, creemos que este es el camino para que sigamos construyendo una sociedad más inclusiva en todo ámbito, siempre basándonos en el respeto, la comprensión y la aceptación hacia las diversidades.

10 mayo, 2021 | 15:19 hs. | Revista OCIO