–¿Qué otros cuidados aconsejarías para mejorar la piel de nuestras manos, ya que en estos tiempos están muy en contacto con el alcohol?

–Lo primero, para cuidarlas, es preferible lavarlas con agua y jabón cuando estamos en casa y dejar el alcohol en gel solo para cuando salimos a la calle, cuando debe aplicarse de manera abundante y completa en toda su superficie. Los procedimientos para la higiene de las manos rompen la barrera cutánea de la piel, la cual sirve como protección. Está compuesta por lípidos y microorganismos, por eso no se aconseja el uso de jabones antibacteriales, ya que afectan aún más el microbioma. El lavado debe hacerse en lo posible con jabones cremosos, emolientes para minimizar la agresión. Las manos deben humectarse entre dos a tres veces al día con cremas nutritivas que pueden contener vitamina A, vitamina E, manteca de karité o aceite de almendras. Si vamos a salir, no se recomienda usar cremas, ya que el virus tiene una membrana grasa, que puede adherirse. Al regresar, conviene retomar la rutina de lavado e hidratación.

–¿Qué tratamientos se pueden realizar, incluso durante el verano?

–Los tratamientos que se pueden realizar en cualquier época del año son: aplicación de toxina botulínica y fillers de ácido hialurónico, radiofrecuencia, mesoterapia y láser para borrar manchas. Los peelings solo si nos quedamos protegidos del sol.

 

14 octubre, 2020 | 17:44 hs. | Candelaria Lanzaco