Me pasa mucho con lo político, cada vez que hablo de temas políticos me doy cuenta que siempre generó una grieta, ofendo a alguien pero a su vez hay momentos que quiero tomar ese riesgo, ser audaz y decir lo que pienso sin que me importe. Y sí, en otros momentos trato de recalcular, porque también uno es vulnerable y a veces pueden llegar mensajes muy ofensivos y somos todos humanos, pero sí soy muy consciente en las cosas que digo en cuanto a temas de discriminacion, diversidad etc.; siempre soy muy cuidadosa para no ofender.

Hace poco retomaste el tema sobre tus problemas de alimentación que habías tenido de chica. ¿Creés que contarlo en primera persona ayuda a los demás?

La verdad que dentro de todos los sufrimientos que tuve con la alimentación, lo positivo que puedo rescatar es que mi historia ayudó a un montón de mujeres. Me acuerdo que hace poco estaba caminando por los bosques de Palermo y me crucé una chica que me paró y me dijo que ella vio mi historia y decidió pedir ayuda, porque se había dado cuenta que no estaba bien y que ahora estaba en tratamiento; me emocioné tanto que me puse a llorar, fue como bueno, todo vale la pena. Cada vez que me entero en primera persona que hay alguien que se pudo sentir un poquito mejor o que pudo aliviar un poquito ese malestar que tenía, eso ya es un cumplido enorme y de alguna manera estoy logrando mi objetivo en las redes sociales, que es lograr bienestar.

Las redes sociales y tu forma de comunicar en ellas, claramente está dando sus frutos, a la gente le gusta. Pero… ¿Extrañás la televisión, el estudio, el vivo? ¿Qué beneficios rescatás de cada una?

Con respecto a extrañar la televisión me pasa que creía que la extrañaba hasta que hace poco me invitaron a un programa y bueno, me puse la alarma a las 7 de la mañana, me tuve que maquillar, vestir, preparar y todo y dije ¡wow!, no extraño tanto. Es como que las redes sociales te permiten comunicar constantemente, sin tener que salir de tu casa, sin tener que prepararte mucho y siendo vos misma. Eso es algo que la TV no tiene. Ningún tipo de espontaneidad, es todo muy estructurado, muy armado, y si bien un estudio de televisión tiene una magia que no tiene nada más en el mundo, la verdad que en este momento de maternidad y pandemia estoy aprovechando lo que puedo hacer desde mis propias herramientas, que son las redes sociales.

Habrá momentos para volver a formar un equipo en un programa de televisión, encantada de hacerlo, pero creo que ahora es un momento de enfocarse en las redes sociales que están en su mejor momento.

 

10 junio, 2021 | 15:58 hs. | Revista OCIO