En el contexto que estamos viviendo, ¿cómo pasaron estos meses los Jiménez? ¿Y vos cómo diseñadora? Nació NJ, una nueva propuesta dentro de tu colección, más cómoda y urbana, ¿cómo fue el cambio?

En el contexto de covid, mi familia se cuidó mucho y se sigue cuidando para proteger a mis viejos sobre todo. Mi empresa se paró. Los vestidos de fiesta fueron uno de los rubros más complicados ya que directamente no se vendían. Pasado el mes y medio de cuarentena estricta, decidí arrancar con cubrebocas. No solo por mí, sino por mis empleados, modistas, talleres, mis chicas del local. El lanzamiento de los cubrebocas fue un gran éxito y funcionó tan bien que empecé a pensar en una tienda online porque Instagram colapsaba. Al abrir la tienda online me dieron ganas de ofrecer más productos y me planteé la idea de diseñar ropa para estar en casa. Así surgieron los primeros conjuntos deportivos con mi toque de glam de tachas, perlas y detalles que los hicieron distintos. Confeccionamos después algunos vestidos también de día y así de a poquito fui pensando en lo que dos meses más tarde comenzó a ser la Línea NJ by Nati Jiménez, que hoy es otra marca y próximamente será otro local. En ese sentido, la pandemia y el reinventarme abrió puertas a algo nuevo y diferente que me encanta.

 

 

¡Mis clientas se coparon mucho! Cuando diseño las prendas, pienso en crear prendas únicas, finas, pero sobre todo diferentes a lo que uno encuentra en cualquier tienda. Y ahora con el tema de la pandemia un poco más flexible, afronto el desafío de manejar dos marcas al mismo tiempo, ya que el Collection con sus vestidos de fiesta volvió a explotar con egresadas, novias, quinceañeras y madrinas. Por otro lado, mis viejos siguen descansando. Les vino muy bien a los dos este descanso obligatorio para poder disfrutar de otras actividades y compartir más en familia.

 

 

22 abril, 2021 | 12:26 hs. | Revista OCIO