Viajamos al maravilloso Hotel Fasano en Río de Janeiro

Traspasar la puerta es como sentir el espíritu de Ipanema. La misma garota que se inicia justo a sus pies y se exhibe majestuosa en una esquina soberbia. Todo al frente es océano y arena. Dentro hay una armonía propia de una casa de playa. La bossa nova se escucha y se ve.

Revista OCIO

Encontrar en la esencia el estilo no es un camino habitual. Aquí, la riqueza conceptual de Rogério Fasano se afianza en el ADN carioca con el aporte de Philippe Starck. No se sabe bien cómo, pero ocurre.

 

 

El primer proyecto de Philippe Starck en Brasil hace del Hotel Fasano Río de Janeiro uno de los sitios más fascinante en el borde de Ipanema. Entre las atracciones se encuentra la piscina infinita con vista a la playa. El proyecto honra el espíritu de la arquitectura y el diseño brasileños de los años 1950 y 1960 y a la gloriosa era de Bossa Nova.

Cuarta generación de emprendedores de la industria gastronómica, Rogerio Fasano es el mayor selfmademan de Brasil. Se inició en el negocio familiar a partir de la bancarrota de su padre y lo reconvirtió en un grupo empresario que suma hoteles y restaurantes luchando con el estilo turístico milennial. De las más sencillas a las más fuertes habitaciones se convierten en pequeños lofts con un confort sereno, sin estridencias expresas, pero con solidez de diseño y creatividad.

 

 

En búsqueda de lo clásico

El lujo de Fasano parece inteligente. Abrevó en los fracasos, el mejor sitio para aprender cuando se lo toma en serio. La historia comenzó en 1902, cuando Vittorio Fasano, un italiano de Milán y patriarca de la familia, llegó a Brasil e inauguró la Brasserie Paulista en San Pablo.  Su hijo menor, Ruggero, continuaría su legado con numerosas apuestas, algunas acertadas y otras no tanto. Los emprendimientos gastronómicos se siguieron sucediendo hasta que el Winter Garden se transformaría en el epicentro paulista con visitantes como Nat King Cole, David Niven, Marlene Dietrich y Ginger Rogers; el príncipe de Gales, Fidel Castro y Dwight Einsenhower. Para 1982, la tercera generación había ensombrecido el pasado. Un par de golpes de mala suerte y decisiones equivocadas llevaron a la dinastía casi a la quiebra.

 

 

Requirió de la energía de Rogerio para volverla al esplendor, quien dejó su camino cinematográfico en Londres para regresar a Brasil y reconstruir el imperio con los ladrillos que quedaban. Restaurantes de vanguardia y una cadena de hoteles lo llevaría a convertirse en el rey Midas de la industria. Tanto en sus lobbies, como en sus restaurantes o bares los líderes cierran negocios, los influencers instagramean y las celebridades se refugian de las multitudes. “Aprendí que si no se trabaja bien, hay cosas que se vuelven viejas, mientras otras se transforman en clásicos”, asegura.

Mi casa frente al mar

El juego de penumbras y luces crea un balance repleto de expectativas. Bajar del ascensor a media luz, zambulle en una oscuridad casi plena, sólo interrumpida por el camino de luces sobre el suelo que indica el número de los cuartos, y una serie de focos que destacan las poltronas siderales de Gaetano Pesce en medio de un patio interior en el propio pasillo de cada piso.

 

Allí, justo en la esquina del edificio, se abre la suite de lujo. El elegante alojamiento de 130 metros cuadrados cuenta con balcón, sala de estar espaciosa, bar privado, tarima, sillas Sérgio Rodrigues y espejos con forma de Dalí diseñados por Philippe Starck, ahora conocidos como “oídos que ven”. “El camino es la ostentación, sino un lujo simple, donde la experiencia se grabe en la retina y no en los objetos. Son los milennials los que nos empujan a vivir de otro modo la suntuosidad. El tacto de la sencillez, la linealidad de las formas, la integración con el paisaje, los sabores básicos, la mano del artista y la armonía de todas esas sensaciones para lograr momentos especiales. “La vida ya es demasiado complicada para que quieran poner pepinos en mi Gin Tonic”, dice.

La piscina infinita solo para huéspedes da a la playa con el telón de fondo de Arpoador, Morro Dois Irmãos y Corcovado. Aunque ya es una joya, pero así y todo entra en reformas… ¿qué puede venir luego del infinito?

 

 

Por Flavia Tomaello
IG. @flavia.tomaello


+ VISTO

Más Visto

COVID washing: la nueva estrategia de marketing que hace revuelo en las marcas

Revista OCIO

Moda

#OCIOTENDENCIA – BERMUDAS

Revista OCIO

Más Visto

TIPS PARA CONSTRUIR UN AMBIENTE LABORAL SALUDABLE Y PRODUCTIVO

Revista OCIO

Más Visto

HOROSCOPO

Revista OCIO

¡Sumate a nuestro Newsletter! Notas, agenda y mucho más cada semana

José Roque Funes 1145
Barranquitas Plaza - Loc. 15/20
B° Urca - Tel: 351 5891500
Cel: 351 6093978